MICROONDAS Y SUS INCONVENIENTES.

Resultado de imagen para microondas
Los microondas calientan su comida al causar que resonen a frecuencias muy altas. Mientras esto puede calentar su comida efectivamente, también puede provocar cambios en la estructura química que puede provocar problemas de salud.
Calentar la comida puede causar problemas por si mismo porque muchos micronutrientes son sensibles al calor y pueden ser destruidos en el proceso de calentamiento, pero cuando usted calienta la comida con microondas, tiene el problema adicional de la creación de frecuencias de energía potencialmente negativas que debilitan su comida, y posiblemente su cuerpo, una vez que la consuma.
Esta es una de las posibles explicaciones de las siguientes observaciones:
• Un estudio publicado en la edición de noviembre del 2003
del Journal of Science of Food and Agriculture encontró que el
brócoli “metido” en el microondas con un poco de agua
perdió hasta el 99 por ciento de los químicos antioxidantes
benéficos. En comparación, con el brócoli al vapor que
perdió 11 por ciento o menos de sus antioxidantes.
• La temperatura del horno de microondas puede llegar a ser
extremadamente caliente, temperaturas suficientemente altas
que puede causar quemaduras o acumulación de vapor que
puede explotar—esto es especialmente riesgoso con los
biberones. Además, calentar la leche materna en microondas
puede hacer que pierda la habilidad que tiene para proteger
contra enfermedades a su bebé.
• Una demanda en 1991 involucró a una mujer que tuvo una
cirugía de cadera y murió porque la sangre que se uso en su
transfusión fue calentada en un microondas. La sangre es
normalmente calentada antes de una transfusión, pero no en
el microondas. La sangre calentada en el microondas fue la
causa de su muerte.
• Adicionalmente, cuando se calienta algo en el microondas,
toxinas carcinógenas pueden ser filtradas de los platos de
plástico o papel o de las tapas y mezclarse con su comida.

 Tome Control de su Salud
Dr. Joe Mercola

PISTO VEGANO


Pisto


INGREDIENTES

  • 1/2 patata
  • 1/2 calabacín
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • Sal marina al gusto
  • 1/2 taza de salsa de tomate (125 g)

INSTRUCCIONES

  1. Yo cocino la patata y el calabacín cortados en dados al vapor durante unos 15 minutos, pero si quieres puedes cocerlos o freírlos aparte.
  2. En una sartén echa aceite al gusto y añade el resto de las verduras, troceadas.
  3. Sofríe durante unos 5 ó 10 minutos a fuego medio-alto y echa sal al gusto.
  4. Añade la patata, el calabacín y la salsa de tomate. Cocina durante unos 10 minutos más a fuego medio.

ONSEJOS:

  • Puedes usar tus verduras preferidas, añadir otras como puerro, zanahoria o berenjena o eliminar las que no te gusten.
  • Si no te gusta el aceite de oliva o es muy caro en tu país, usa cualquier otro sin problema, siempre y cuando no sea un aceite refinado.
  • También puedes usar tomate natural fresco o en conserva en vez de salsa de tomate, aunque tendrás que cocinar el pisto durante más tiempo para que el tomate se haga bien.
danzadefogones.com





















VERDURAS Y TOFU AL HORNO CON QUINOA

Verduras y tofu al horno para navidad - Verduras y tofu al horno con quinoa, un plato muy rico y bastante simple, ideal para ocasiones especiales o para darnos un homenaje.



INGREDIENTES

  • 150 g de coles de Bruselas, cortadas por la mitad
  • 150 g de calabaza, troceada en dados grandes
  • 150 g de tofu firme, troceado en dados grandes
  • 4 cucharadas de piñones
  • Granada al gusto

PARA EL ALIÑO:

  • 1 cucharada de sirope de arce
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de salsa de soja o tamari
  • 1 cucharadita de maicena

PARA LA QUINOA:

  • 1/2 taza de quinoa (85 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de salsa de soja

INSTRUCCIONES

  1. Precalienta el horno a 180ºC ó 355ºF.
  2. En una bandeja de horno coloca las coles, la calabaza y el tofu.
  3. En un vaso o bol mezcla todos los ingredientes del aliño y échaselo a las verduras, remueve y hornea durante 45 minutos. Cada 15 minutos abre el horno y remueve para que la salsa no se quede abajo. Cuando le queden los últimos 15 minutos echa los piñones.
  4. Mientras, puedes cocinar la quinoa siguiendo las instrucciones que te damos mas abajo
  5. Cuando las verduras estén listas echa la quinoa y la granada, remueve y si quieres puedes echarle un chorrito de aceite o de zumo de limón, aunque no es necesario.

INSTRUCCIONES para cocinar quinoa

  1. Lava la quinoa bien hasta que el agua salga transparente. Algunas quinoas ya vienen prelavadas, así que este paso no es necesario.
  2. En un cazo echa el agua y cuando rompa a hervir echa la salsa de soja o tamari, remueve y echa la quinoa.
  3. Deja que hierva unos 2 minutos, baja a fuego medio, tapa y cocina durante unos 10 ó 15 minutos (a mi me suele tardar unos 15) o hasta que haya absorbido todo el agua. Si el agua se acaba y sigue dura, echa un poco más.
  4. La quinoa está cocinada cuando está al dente (como la pasta) y el grano se vuelve transparente salvo por los bordes.
  5. Si vas a hacer grandes cantidades, deja que se enfríe antes de meterla en un recipiente y consérvala en la nevera.
/danzadefogones.com/

PAN SIN GLUTEN!!!!



Pan sin Gluten - Para hacer este pan sin gluten sólo necesitas 4 ingredientes y es una receta increíblemente simple que cualquiera puede hacer. Es vegano, saciante y muy sabroso. #vegano #singluten #danzadefogones

INGREDIENTES

  • 2 tazas de trigo sarraceno en grano (375 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 taza de semillas de girasol (70 g), opcional

INSTRUCCIONES

  1. Echa el trigo sarraceno en un bol o recipiente y añade abundante agua. Cúbrelo (nosotros le pusimos un paño) y deja reposar durante al menos 6 horas.
  2. Cuela y lava los granos de trigo sarraceno y échalos en un procesador de alimentos junto con el agua (1 taza ó 250 ml). Bate hasta que estén bien integrados. Si no tienes procesador de alimentos puedes usar una batidora de mano o de vaso, pero no batas demasiado.
  3. Echa la mezcla en un bol y déjalo reposar a temperatura ambiente cubierto (nosotros le pusimos un paño) durante al menos 12 horas. La masa tiene que aumentar de tamaño y se vuelve más densa, tiene una consistencia similar a una mousse y huele fuerte.
  4. Pasadas las 12 horas precalienta el horno a 180ºC o 350ºF.
  5. Añade la sal y las semillas de girasol enteras y remueve con ayuda de una cuchara hasta que se integren perfectamente.
  6. Echa la masa en un molde rectangular forrado con papel de horno.
  7. Hornea durante 1 hora y 15 minutos o hasta que el pan se dore.
  8. Sácalo del horno y del molde, pero sin retirar el papel de horno. Déjalo reposar al menos 30 minutos antes de quitarle el papel y de trocearlo.
  9. Nosotros lo servimos con mantequilla de cacahuete y mermelada de semillas chía.
  10. Este pan sin gluten aguanta unos 4 ó 5 días (es mejor guardarlo en la nevera cubierto o en un recipiente hermético). También se puede congelar en rodajas y tostarlo directamente sin descongelar.

NOTAS

  • Receta inspirada en Nutriplanet y Las María Cocinillas.
  • Nosotros usamos este molde de 23×13 cm (9×5 pulgadas).
  • El pan está pensado para hacerse con trigo sarraceno en grano y no se puede sustituir por harina de trigo sarraceno o por otras harinas.
  • Utilizar las semillas que quieras.
  • También puedes añadir otros ingredientes como tomates secos, frutos secos o hierbas.
  • Si el pan no os sale, es posible que no haya fermentado bien. Probad a dejarlo 24 horas o en un sitio más cálido. Otra opción es que necesite más tiempo de horneado.
danzadefogones.com

ZAPALLO RELLENO



Imagen relacionada


INGREDIENTES
½ Zapallo, 2 cebollas, 4 dientes de ajos, 1 choclo, 100grs. Queso mantecoso, 1 tomate fresco, ½ pimiento rojo, especias variadas a gusto.


PREPARACION
Se lava el zapallo y se limpia luego se hierve sin que termine de hacerse, junto al choclo. Se prepara la salsa, friendo la cebolla picada y los dientes de ajos hasta que se doren, se agrega el tomate también picado, luego se desgrana el choclo una vez hervido y se agrega a la salsa, el zapallo cocido se ahueca a manera de bols y lo extraído se agrega a la salsa hasta que se macere.

Se enciende el horno y mientras se hecha todo el relleno en el zapallo ahuecado, por arriba se le  coloca el queso mantecoso, se agrega el pimiento rojo cortado en lonchas y un poco de orègano. Y listo para el horno.

PASTEL DE ZAPALLO


Resultado de imagen para pastel de zapallo



4 Porciones. 

Ingredientes:
- 4 tazas de puré de calabaza
- 1 huevo o sustituto del huevo
- sal
- pimienta
- nuez moscada .

Relleno:
- 2 cebollas de verde
- 4 cdas. De arvejas cocidas
- 6 cdas. De granos de choclo amarillo, cocidos
- 1 tomate perita, pelado y picado
- orégano
- sal
- pimienta.

Preparación: Picar y rehogar las cebollas de verdeo, agregar luego el tomate, condimentar y cocinar hasta que quede sin jugo. Agregar las arvejas y granos de choclo. Aparte, mezclar el puré de calabaza con el huevo, condimentar y colocar la mitad en recipientes individuales, para horno, previamente lubricados con rocío vegetal, cubrir con la preparación anterior, cubrir con el resto de calabaza y cocinar en horno mediano hasta que coagule el puré y quede firme.



Las Harinas más saludables

Las harinas de frutos secos, legumbres y pseudo cereales, las más recomendadas.

La mejor opción es buscar las alternativas más convenientes e incluirlas en una proporción adecuada. ¿Cómo elegirlas?
El primer punto es que cualquiera sea el grano o semilla de donde provengan siempre conviene que sean integrales. Esto significa que sea una molienda completa que incluya desde el germen (la parte interna) hasta la cáscara. Siendo así, toda harina que sea integral completa, es superior a cualquiera refinada, porque aportará fibras, fundamentales para la salud.
Luego, entre las opciones que existen en el mercado, habrá que ver las variantes más convenientes. La harina de arroz no contiene gluten y por eso, es una opción para los celíacos. El consejo: no resulta tan fácil de manipular y aporta almidones, que no tienen demasiado beneficio nutricional.
Pero también hay otras más aconsejadas. Esta es la selección.
De legumbres
- De garbanzos. Es una de las más utilizadas y una buena alternativa para reemplazar al huevo. Para ello, se deberá unir una cucharada de harina de garbanzos con tres cucharadas de agua. Además de servir para ligar ingredientes, aportará proteínas y minerales.
- De soja. Su ventaja es que es muy fácil de manipular. Aunque, solo es recomendable consumir la de tipo orgánico, que se consigue en dietéticas y almacenes especializados.
- De lentejas. Es un poco más áspera para digerir. Por eso, es mejor realizar las preparaciones con los granos de lentejas.
De pseudo cereales
Dentro de este grupo, están las variedades de mijoquinoa o amaranto. Al ser cereales tan chiquitos, permiten una mejor manipulación y hacer muchos más preparados, tanto dulces como salados.
Si se consume harina de trigo, conviene que sea integral.
SI SE CONSUME HARINA DE TRIGO CONVIENE QUE SEA INTEGRAL

De frutos secos
La de almendras, por ejemplo, es muy utilizada en la repostería.
En síntesis, para una mejor respuesta del cuerpo, lo mejor será optar por las opciones más nutritivas y siempre en las versiones integrales. Pero, aún así, la recomendación es consumirlas en poca cantidad y en cambio, basar la alimentación en los alimentos para los que nuestro cuerpo fue diseñado: agua, frutas frescas, semillas y frutos secos, legumbres, algas, germinados y brotes y fermentados. Estos sí son alimentos funcionales y fundamentales.
Por Patricia Robiano es licenciada en nutrición y coach holística de salud.
clarin.com


La espelta es un cereal altamente energético ya que sus nutrientes principales son los carbohidratos aunque aporta menos calorías que la harina clásica de trigo, pero destaca sobre todo por su alto contenido en proteínas de elevado valor biológico con aminoácidos como la lisina, escasa en otros cereales. Siendo también una estupenda fuente de minerales y vitaminas sobre todo del grupo B.

Su harina tiene un sabor ligeramente dulce con un toque que recuerda a la nuez, siendo más soluble en agua, más fácil de digerir que la harina de trigo y aunque mucho más pobre en gluten que otros trigos panificables, sigue teniendo gluten, por lo que es un cereal que no deben de consumirlo los celíacos.

Aunque sí que se ha observado que personas que dejan de tomar alimentos que contienen trigo común y se pasan a la espelta notan mejoría en el caso de problemas de salud que padecían sin una explicación aparente, por lo que se está introduciendo como una alternativa tanto en aquellos que buscan variar los cereales que consumen escogiendo opciones más saludables, como a nivel médico y nutricional en dietas y determinadas alteraciones.


El trigo sarraceno es un pseudocereal, también llamado trigo morisco, turco o alforfón, que no contiene gluten y es muy rico en proteínas, minerales y vitaminas del grupo B.
Mezclado con harina de trigo, espelta o kamut obtenemos un pan bajo en gluten, muy rico en nutrientes y con nuevos sabores.